Aprendizaje Visible para profesores. Maximizando el impacto en el aprendizaje. Marcos conceptuales.

Aprendizaje Visible para profesores. Maximizando el impacto en el aprendizaje. Marcos conceptuales.

En el día de hoy presentamos el último post relacionado con la lectura del libro “Aprendizaje Visible para profesores. Maximizando el impacto en el aprendizaje”, de John Hattie (si deseas acceder a la parte introductoria del análisis de esta lectura y a la segunda parte y tercera parte puedes seleccionar los enlaces).

En este apartado final del libro J. Hattie vuelve a un marco más general de la enseñanza y nos ofrece una visión con cierta retrospectiva y con mayor amplitud.

En este punto nos vuelve a recordar que uno de los temas principales de los que trata esta publicación es sobre la calidad de la enseñanza y, como esta, puede marcar la diferencia, afirmando lo siguiente:

“…profesores, escuelas y sistemas necesitan ser conscientes consistentemente y tener evidencia fiable de los efectos que todos ellos están teniendo sobre sus alumnos, y a partir de esta evidencia tomar las decisiones sobre cómo enseñar y qué enseñar…”

(J. Hattie 2017)

En este primer apartado, el autor incide en la importancia en la necesidad de las escuelas de estar de acuerdo con los conocimientos, habilidades y disposiciones que tiene que aprenderse, además de en qué manera van a medir su propio impacto y sus efectos sobre la enseñanza del alumnado.

Con respecto a esto, nos aporta nueve prácticas esenciales para mejorar los resultados:

  1. Expectativas altas para todos los alumnos.
  2. Conexiones personales estrechas entre adultos y alumnos.
  3. Mayor compromiso e implicación del alumno.
  4. Un currículo formal e informal rico y que lleve al compromiso.
  5. Prácticas de enseñanza efectivas en todas las clases a diario.
  6. Uso efecto de datos y feedback tanto por parte de los alumnos como de los profesores para mejorar el aprendizaje.
  7. Apoyo temprano con la mínima desrupción para alumnos con necesidades.
  8. Relaciones positivas y cercanas con los padres.
  9. Compromiso efectivo con la comunidad.

Resaltando finalmente la importancia del trabajo colaborativo en la construcción de un equipo para resolver los problemas particulares de cada escuela, compartir y criticar la calidad de la evidencia y aprender sobre el impacto que tenemos en todo nuestro alumnado.


En primera instancia J. Hattie nos traslada la importancia de pasar de la noción de directivas pedagógicas a directivas de aprendizaje, ya que, según la investigación científica, tienen mucho mayor impacto en los resultados de aprendizaje en la escuela.

La principal diferencia es que las directivas de aprendizaje ponen demasiado énfasis en la instrucción mientras que las directivas de aprendizaje ponen el énfasis en el aprendizaje del alumno y del adulto.

Según el autor, la clave no esta en si se enseña o cómo se enseña, sino en atestiguar si el alumnado ha adquirido los conocimientos y habilidades esenciales, como obtenemos estas evidencias y cómo podemos usarlas para mejorar la instrucción en el aula.

Además, incide en la importancia de crear una atmósfera de confianza y compañerismo que permita los debates sobre la evidencia del efecto sobre el aprendizaje del alumnado, de forma regular, siempre permitiendo, alentando y manteniendo discusiones sobre nuestro propio impacto.


Según J. Hattie, más que centrase en lo que deben ser, hacer y valorar las directivas de aprendizaje, es necesario centrarse en cómo deben crear escuelas más efectivas en las que estas propias directivas se responsabilicen, permitan y alienten conocer y tener impactos positivos sobre el aprendizaje de los alumnos.

Sobre esto, el autor nos proporciona un conjunto de métodos (Michael Barber 2008) para lograr una mayor efectividad dentro de las escuelas, añadiendo un último método más.

  1. Desarrollar un fundamento para gestionar siguiendo estos pasos:
    1. Definir una aspiración.
    2. Revisar el actual estado de la gestión.
    3. Construir la unidad de gestión.
    4. Establecer una comisión guía que pueda eliminar los obstáculos que impiden el cambio.
    5. Influenciar y apoyar la unidad de trabajo en los momentos cruciales.
    6. Aconsejar y asesorar.
  2. Comprender el cambio que hay que gestionar siguiendo estos pasos:
    1. Evaluar la práctica pasada y presente.
    2. Comprender los impulsores de la actuación y los sistemas de actividades relevantes.
    3. Desarrollar un plan para gestionar a través de:
      1. Determinar una estrategia de reforma.
      2. Establecer objetivos y trayectorias.
      3. Diseñar planes de gestión.
  3. Dirigir la gestión siguiendo estos pasos:
    1. Establecer rutinas para dirigir y controlar la práctica.
    2. Resolver problemas pronto y de forma rigurosa.
    3. Sostener y crear una dinámica de forma contínua.
  4. Desarrollar, identificar y valorar el éxito. Es importante asegurar que todo el alumnado consiga un impacto d=>0,40 en un año. A lo largo del curso escolar necesitamos poner en práctica sistemas para identificar dónde está cada alumno, profesor o miembro de la directiva en tu trayectoria hacia los objetivos, pararse a reflexionar, cambiar, evaluar y resolver los problemas.

Afirmando para finalizar que:

“… no son las notas de los exámenes, certificados o el voto de los padres lo que logrará un mayor impacto, sino la evidencia sistemática del mismo, y su logro…”

(J. Hattie 2017)

En este apartado final del libro J. Hattie establece los marcos conceptuales que deberían fundamentar cada acción y decisión dentro de una escuela, teniendo como punto de partida la evaluación de nuestro impacto.

Marco conceptual 1: Profesores/directivos creen que su tarea fundamental es evaluar el efecto de su enseñanza sobre el aprendizaje de los alumnos y el logro.

Para conseguir esto, la herramienta fundamental es el feedback. Además podemos utilizar distintas preguntas clave como:

• ¿Cómo sé que esto está funcionando?

• ¿Cómo puedo comparar esto con aquello?

• ¿Cuál es el mérito y el valor de esta influencia en el aprendizaje?

• ¿Cuál es la magnitud del efecto?

• ¿Qué evidencia me convencería de que estoy equivocado en el uso de los métodos y recursos?

Marco conceptual 2: Profesores/directivos creen que el éxito y el fracaso en el aprendizaje del alumno tiene que ver con lo que ellos, como profesores o directivos, hacen o dejan de hacer… ¡Somos agentes de cambio!

Esta afirmación no significa que el alumno no tenga nada que ver con el proceso de aprendizaje, pero sí con que el mayor efecto sobre el aprendizaje guarda relación con la mentalidad del profesor.

Los profesores necesitan verse como agentes de cambio, no como facilitadores, desarrolladores o constructivistas.

Marco conceptual 3: Los profesores/directivos quieren hablar más sobre el aprendizaje que sobre la enseñanza.

Los profesores necesitan ser expertos en aprendizaje adaptativo, conocer múltiples maneras de conocer, y ser los mejores detectando errores en la actividad.

Marco conceptual 4: Profesores/directivos ven la evaluación como feedback sobre su impacto.

Necesitamos pasar de una “evaluación de…” y de una “evaluación para…”, a una “evaluación con feedback”:

¿A quién has enseñado y a quién no?

¿Qué has enseñado bien y qué no?

¿Dónde están los fallos, las fortalezas, el logro y qué no se ha conseguido todavía?

¿Cómo hemos desarrollado una concepción común con los alumnos y

otros profesores sobre el progreso?

Marco conceptual 5: Los profesores/directivos se implican en el diálogo, no en el monólogo.

El monólogo del profesor podría ser efectivo para los alumnos más brillantes, pero es menos satisfactorio para los que tienen más dificultades, los que se han desenganchado y los que están confusos. Es necesaria una mayor investigación sobre las proporciones óptimas de diálogo y monólogo.

El feedback formativo al ayudar al alumno a conocer qué es lo siguiente que tiene que hacer está entre las formas más efectivas de demostrarle que le estamos escuchando.

Marco conceptual 6: Los profesores/directivos disfrutan del desafío y nunca dejan de «dar lo mejor de sí”».

El arte de enseñar es lo que es desafiante porque ningún alumno es igual a otro; por lo que la constante atención a las diferencias individuales y buscar los factores comunes para que los compañeros trabajen conjuntamente con el profesor es lo que marca la diferencia.

Marco conceptual 7: Profesores/directivos creen que su papel es desarrollar relaciones positivas en la clase/plantilla de profesores.

Es necesario crear un clima cálido, empático y de confianza, de forma que el error se interprete como una oportunidad de aprendizaje.

Marco conceptual 8: Profesores/directivos informan a todos sobre el lenguaje del aprendizaje.

Los padres que comprenden la importancia de la práctica deliberada, la concentración, la diferencia entre conocimiento profundo y superficial, y la naturaleza sobre las intenciones de aprendizaje y los criterios de éxito, son más capaces de entablar un diálogo con sus propios hijos.

Enseñar a los padres el lenguaje de la docencia lleva a mejorar la implicación de los alumnos en sus experiencias académicas.

Si bien los procesos de cambio en las escuelas son complejos y deben atender a una serie amplia de factores, como nos muestra J. Hattie en este libro, la transformación es posible.

Ahora viene la gran pregunta, y ¿por donde empezar estos cambios?, el propio autor nos invita a evaluar nuestros propios marcos conceptuales y ver si los compartimos con el resto de nuestros propios compañeros.

“…el marco conceptual de los profesores de la directiva es fundamental, porque si preexiste un sentido únicamente sobre los resultados, entonces el fracaso en muy probable…”

(J. Hattie 2017)

Apuntando, además que:

“…permitir la noción de “todo vale” desprofesionaliza la enseñanza…”

(J. Hattie 2017)

Según el autor, necesitamos en nuestras aulas profesores de gran calidad, convirtiendo las escuelas en unidades de evaluación y posibilitando espacios, dentro de las mismas, para que los profesores interpreten la evidencia sobre su impacto en el alumnado y trabajando conjuntamente desde la planificación previa hasta los diferentes procesos de evaluación.

Incidiendo siempre en el principal mensaje que J. Hattie propone desde el inicio de su publicación.

Conoce tu impacto

(J. Hattie 2017)

Recuerda que en sección de la web «Formación» puedes encontrar la oferta formativa de re-Programa:

También puedes adquirir el libro «Programaciones didácticas para ESO y Bachillerato. Una propuesta práctica y fundamentada» en tu librería habitual o directamente en la Web de Nau Llibres.

Feliz miércoles.

Vicente, Elio y Raül

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *